Del periodismo -sin espacio para el arte- al arte -con el periodismo como espacio-.
Una conversación con Jaime Serra
Juan Carlos Hernández

'Lo vivido, lo sucedido (una cartografía de Buenos Aires)'
1998-2015


Más allá del concepto teórico, ¿que es para ti la Infografía? 
Desde siempre supe que mi vida estaría vinculada a un quehacer relacionado con las prácticas artísticas. La infografía es la herramienta que encontré en el camino para poder llevar a cabo este fin y, en el mismo camino y por un tiempo, también descubrí el periodismo.
¿Cuales fueron o son tus artistas de referencia, tanto infógrafos como artistas plásticos?, ¿han sido siempre los mismos desde que comenzaste? ¿existe alguno reciente?
Influencias muchísimas. Son, literalmente, algo vital para mi. En los pasados Malofiej20 me pidieron un texto sobre este tema.

Intento mantenerme en una posición influenciable. Y no me refiero solo a influencias que puedan ejercer en mi el trabajo de otros profesionales vinculados a mi oficio. Las influencias están en todas partes y uno debe mantenerse alerta para aprender algo de ellas. Hace ya bastantes años el periodista y profesor Miguel Ángel Jimeno me hizo una entrevista que introducía así: “Jaime, chafardero, verdulero y charlatán como pocos, ha aprendido mucho por que aprende de todo”. Se lo agradecí, me siento totalmente identificado con esta apreciación y orgulloso de que así sea. Aprender es lo más importante para mi, y para ello ser influido es necesario. Hace apenas una semana viaje hasta Bilbao para ver en el museo Guggenheim una gran exposición sobre las obra de Louise Bourgeoise, una artista de la que tengo desde hace años un libro en la cabecera de mi dormitorio: ‘Destrucción del padre, reconstrucción del padre: escritos y entrevista, 1923-1997’ y que incluye un texto que releo a menudo, casi como una oración

Con todo, no considero a Bourgeoise un referente, esa es una palabra ‘gruesa’. Para mi los referentes se mantienen desde que uno los descubre e incluso crecen con el paso del tiempo al conocer, no solo su obra si no, también, su personalidad. Así que resultan difíciles de encontrar y, tal como yo lo entiendo y a diferencia de las influencias, no se si los referentes son muy saludables. No obstante, diría que me mantengo fiel a Marcel Duchamp y a William S. Burroughs (este último de modo creciente) y no, desde hace muchísimos años no se ha sumado ningún nombre más a la lista.

¿En cuanto tiempo desarrollas actualmente una pieza infográfica y en que etapas se divide ese tiempo? investigación desarrollo, etc.
Desde hace bastante tiempo únicamente realizo infografías con un fin que podríamos definir como artístico. De casi todas ellas desarrollo una adaptación editorial que termina publicada en algún medio, pero el disparador que me permite su creación es interno, no responde a la demanda externa de narrar un hecho ocurrido. Entonces, a las etapas habituales en infografía periodística debo añadir ‘elección y conceptualización del tema’ y es este, precisamente, el paso que más tiempo me demanda. En la infografía periodística es el entorno, la actualidad, o el medio para el que trabajas el que propone el tema. En mi caso es una elección personal que responde a unas cotas que yo mismo me he impuesto. Tras este primer paso viene el resto, que suelen coincidir con el desarrollo de una infografía periodística: documentación y edición del contenido, arquitectura de la información, elección de la técnica, desarrollo formal. Los tiempos varían mucho de un trabajo a otro. Pueden variar de unas semanas a más de un año. Depende, sobre todo, de la elección del tema y su necesaria documentación. Muchas veces yo mismo construyo la información contenida en el infográfico y eso requiere de tiempos dilatados, especialmente si se trata de datos.

¿Que técnicas tiendes a utilizar más? ¿cual es tu favorita? ¿que nueva herramienta te gustaría explorar para aplicar al trabajo infográfico?

Los colegas conocen mi predilección por el trabajo manual, sin embargo trabajo mucho con el ordenador, principalmente con programas vectoriales. Desde hace un tiempo me gusta trabajar con herramientas manuales muy básicas: rotuladores, lápiz de color, adhesivos. Me gustaría poder trabajar más con el apoyo de programadores.

Combinación de estilos y técnicas. ¿Cuantas técnicas y cuales combinas para lograr los resultados que obtienes tanto en calidad visual como en impresión?

Procuro mantenerme abierto a todo tipo de estilos y técnicas y combinarlas con libertad. Creo que esta ha sido una característica de mi trabajo desde hace muchos tiempo. En los últimos años, en mi paso de la infografía periodística a una artística, he debido prestarle más atención al aspecto que sentía más débil, que conocía menos: la construcción de un fondo conceptual. En consecuencia, en algunos casos, la estética -estilos y técnicas- se ha reducido a lo esencial para transmitir el concepto. De todos modos no es menos cierto que ahora tengo un deseo plástico más minimalista que, por ejemplo, cuando trabajaba con una plástica cercana a la pintura.

¿Tienes un equipo de trabajo?, ¿cuantas personas lo conforman?, ¿cual es la función de cada una de ellas?
Como director del departamento de infografía del diario La Vanguardia tengo un equipo formado por siete personas. Trabajamos únicamente para la edición en papel y la función de todas ellas es la misma: realizar infografías. No hay especialistas, sin embargo, dicho esto, es evidente que cada profesional maneja unos aspectos mejor que otros y es parte de mi trabajo, como responsable del área, sacar lo mejor de cada profesional para ponerlo al servicio del equipo. La mentalidad de trabajo en equipo es fundamental, incluso cuando no se realiza conjuntamente un trabajo. Hay que tener en cuenta que, probablemente, si estás realizando un trabajo en profundidad y pudiendo experimentar con el, se deba a que un colega del departamento este realizando tareas más ingratas. Hay que entender que todos los trabajos son fruto del trabajo del departamento.
Para mi trabajo artístico me apoyo puntualmente con profesionales que tengan el perfil adecuado. Necesito de un gran espacio de intimidad y por ello no tengo a nadie regularmente. No obstante, el volumen de trabajo y la ambición del proyecto, hace que me esté planteando seriamente la búsqueda de un asistente.

¿Con que trabas que frenen tu actividad, te has podido conseguir? 

Pensando en infografía periodística, recuerdo unos inicios complejos. No era algo que me ocurriese a mi, le ocurría a la profesión: la infografía debía inventarse. Marcar unos parámetros y defenderlos. Fue, de algún modo, una batalla dentro de las redacciones. Pero hace muchos años que tengo la fortuna de poder desarrollar mi trabajo con un gran respeto por parte de los colegas de la redacción y con mucha libertad en la elección y el tratamiento de temas. No tengo la sensación de haberme encontrado trabas con las direcciones de los medios para los que he trabajado o de los espacios en los que he expuesto.
En mi faceta artística todo ha resultado bastante sencillo desde mi primera exposición en el Centro de Arte Arts Santa Mònica de Barcelona el año 2013. Cada exposición ha traído otra y he rechazado algunas para poder centrarme en la producción de nueva obra.

Desde que comenzaste a elaborar infografías hasta ahora, ¿cual ha sido el trabajo infográfico más complicado y porque?
Los trabajos desarrollados durante la época en Clarín tenían la complicación de abrirse hacia un espacio nuevo. Innovar es adentrarse en un terreno donde las influencias deben haber sido disueltas y concentradas en algo nuevo. No es sencillo. Me parece que en su momento resultaron muy innovadores, sin embargo no lo recuerdo como algo complicado. El entorno no resultó un problema y de mi surgieron como un proceso natural, una especie de evolución. Pero hace bastante de esa época y no podemos fiarnos del recuerdo, así que lo supongo muy complicado.
Podría hablarte de varios trabajos que me han resultado realmente complejos, pero sin duda lo más difícil lo estoy realizando en estos momentos: pasar del periodismo, sin espacio para el arte, al arte con el periodismo como espacio.

A parte de tu trabajo como infógrafista ¿realizas alguna otra actividad relacionada con el arte, la educación, la música?
Primero permíteme una puntualización: Tal y como está formulada la pregunta parece que hay un vínculo intrínseco entre infografía y arte y eso está muy lejos de cómo yo lo entiendo. Hablar de dedicarse a la infografía no es decir gran cosa más allá de la técnica que utilizas. Es necesario añadir un adjetivo que de sentido a la técnica utilizada: periodística, científica, artística. He utilizado la infografía como herramienta periodística durante años, ahora la utilizo con fines artísticos.
Doy algunas clases puntuales en algunos masters de diseño, tipografía o visualización de datos. He dado clases de forma regular en las carreras de periodismo en la Universidad de Navarra y en la Universitat Pompeu Fabra, pero lo dejé, no me aportaba demasiado.
Disfruto mucho enseñando de modo practico lo que he aprendido, aprecio mucho tener estudiantes en régimen de pasantía, enseñar trabajando. Es como yo aprendí y creo que es como mejor funciona. No me gustan los modelos educativos.
Además, como decía antes, enseñar infografía sin enseñar también la disciplina en la que se va a aplicar se me hace imposible, es como prescindir del contenido. En una infografía tal cosa no es posible. Si enseñas infografía periodística debes enseñar periodismo, si lo haces con fines artísticos debes enseñar arte. El trabajo es doble.

¿Podrías compartirnos la experiencia de tu primera infografía?
No la recuerdo. Estoy seguro que sería alguna del tipo ‘snapshot’ del USA Today, muy de moda cuando yo empecé.

Háblanos un poco acerca de este boom de piezas infográficas relacionadas con la visualización de datos, ¿que opinión tienes de estos gráficos? 

Periodísticamente, la llamada visualización de datos es, como yo lo entiendo, un modo de hacer infografía. Pero con una diferencia de concepto importantísima: además de explicarnos lo sucedido puede ayudarnos a entender el por qué. Este es un paso muy importante. En los últimos años se han ensayado visualizaciones muy novedosas que han abierto las posibilidades de la profesión. No es menos cierto que se han realizado experimentos poco afortunados. Con todo me parece que siempre merece la pena correr riesgos.
Es comprensible que al haber podido disponer de una cantidad de información tan valiosa, como los millones de datos que desde hace unos años la tecnología nos permite recolectar, procesar y visualizar, se haya producido cierto abuso en su utilización, con la parte negativa que esto conlleva. Cuando se abusa de un recurso se sobredimensiona. Hay que encontrarle la dimensión precisa y creo que ya está sucediendo. Hace unos pocos años atrás el número de visualizaciones de datos era mucho mayor.
Dicho todo esto, personalmente no logro empatizar con las visualizaciones de datos. Es difícil verse en los datos datos. Creo que una persona puede enriquecerse mucho más viéndose reflejada en otra persona que en el promedio de la colectividad a la que pertenece. Es fácil empatizar con otro ser humano, somos todos tan parecidos. Es este el motivo por el que utilizo datos de lo que hace una persona concreta –a menudo yo mismo- en un momento dado, frente a una situación concreta. No es por exhibicionismo ni por que me parezca un contenido relevante. Cuando mis propios datos están expuestos dejan de ser míos. De algún modo funcionan como una base donde el espectador puede depositar los suyos y, por similitud o antagonismo, verse reflejado.

¿Como ves el futuro de la infografía?
Excelente. Es una herramienta que se está demostrado muy eficaz en muchos sectores. Desgraciadamente, aplicada al periodismo su futuro es incierto, no por la propia herramienta, que a mi entender está resistiendo mejor que la fotografía o la palabra, si no por el del propio periodismo.





En la redacción del diario peruano 'El Comercio' realizando la visualización 'Dialograma'
Fotografía: Richard Hirano/El Comercio

'12 columnas'
Lectura de doce columnas publicadas en La Vanguardia y Courrier International entre los años 2010 al 2016
Datathon 'Modernismo: accés obert'
Grup de Recerca GRACMON
RecerCaixa
Facultat de Geografia i Història
Universitat de Barcelona

Lectura en CaixaForum. Barcelona. 13 de marzo de 2012


Premios ÑH2016
Lo mejor del diseño periodístico en España, Portugal y Latinoamérica
Listado completo de premios
La Vanguardia, con un oro, cuatro platas y cinco bronces, es el medio con más galardones

Oro. Asalto 14, las puertas del infierno. Visualización de un combate de boxeo mítico. Cuarenta años de la legendaria pelea entre Muhammad Alí y Joe Frazier
Raúl Camañas, Alan Jürgens y Clara Penín


Plata. Real Madrid vs FC Barcelona en Chamartín. Raúl Camañas y Jaime Serra
Plata. Catástrofe en los Apeninos. Raúl Camañas, Alan Jürgens y Clara Penín
Plata. Portfolio sección de Infografía
- 'Star Trek' un galeón espacial. Alan Jürgens y Clara Penín
- Calculos contra cañones. Clara Penín, Raúl Camañas y Alan Jürgens
- Catástrofe en los Apeninos
- Real Madrid vs FC Barcelona en Chamartín
- Asalto 14, las puertas del infierno
- Europa vuelve a Marte
- La gran era de los zepelines
- Diario de un explorador
- Así alargo el cuello la jirafa
- Otro universo se expande
Bronce. Europa vuelve a Marte. Alan Jürgens y Clara Penín
Bronce. La gran era de los zepelines. Alan Jürgens y Clara Penín
Bronce. Diario de un explorador. Clara Penín y Raúl Camañas
Bronce. Así alargó el cuello la jirafa. Raúl Camañas, Clara Penín y Alan Jürgens

Bronce. Otro universo se expande. La saga de Star Wars con motivo del estreno del último capítulo
Raúl Camañas y Clara Penín

Edición de La Vanguardia, lunes 21 de noviembre del 2016



Mi ciudad
Se le pidió a dieciocho personas residentes en capitales y grandes urbes latinoamericanas que trazasen ‘su’ ciudad sobre un mapa, el tiempo que han vivido en ella y que le otorgasen un color preciso con el cual la identifican.

Del mismo modo se les pidió que evaluasen el aprecio que mantienen con ese espacio vital en una escala del 0 al 6 (siendo cero ‘ninguno’ y seis ‘incondicional’).


Los originales y las adaptaciones expositivas, mantienen la misma escala geográfica para todos los mapas.


La Habana, Cuba


Lima, Perú


Río de Janeiro, Brasil




Guatemala, Guatemala




Mapa vivencial de América Latina
Descarga en pdf




La Habana, Cuba
Serigrafía digital sobre papel Schoeller
50 cm x 70 cm




Exposiciones
Ciudades Visibles
Centro Cultural Metropolitano
Quito, Ecuador

15 de Octubre del 2016 - 28 de marzo del 2017
En el marco de Habitat III, Organización de las Naciones Unidas



Adaptaciónes editoriales
Visible Cities, 21 dispatches from Latin America
360 pag.
Edita Alcaldía de Quito
Capítulo de dieciséis páginas

Una conversación con Jaime Serra
Juan Carlos Hernández




'Jaime Serra: cambio de juego'
John Grimwade
Trascripción al castellano de la entrada en el blog 'Infographics for the people' (inglés)




Cuando en 1996 vi este mapa, supe que la infografía entraba en una fase más rica

Mapa de Ruanda tras el genocidio
Cuando hace veinte años Jaime puso esta infografía sobre mi escritorio, pude ver claramente que se había trazado un puente entre los gráficos generados por ordenador y la rica herencia artística de nuestra profesión. Arte e información se reunían de forma hermosa, con la función intacta. Por lo que a mi respecta, este es uno de los hitos en el diseño de la información del siglo XX. Jaime paso a producir numerosas infografías para Clarín que resultaron premiadas, muchos de ustedes lo conocen bien, pero aquí es donde realmente empezó todo.

Estas son algunas reflexiones de Jaime sobre este gráfico. Escritas muy recientemente, con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo.

Algunos antecedentes sobre el tema
Se calcula que durante el año 1994 el gobierno de Ruanda, en manos de la colectividad hutu, instigó el asesinato de entre 500.000 y un millón de tutsis, el equivalente al 75% de la población de este colectivo.
Un año después del genocidio, un equipo de Clarín se desplazó a los campos de refugiados de la zona. La participación de Infografía en esta cobertura informativa se reducía a un pequeño mapa de ubicación que creció hasta convertirse en una página de la revista dominical debido principalmente al tratamiento gráfico.

Realizado en 1996 y anterior a ‘La ballena franca’ (nota del editor: Oro en los premios Malofiej), ‘El mate’, ‘Eureka’ o ‘el gráfico del pan’, el ‘Mapa de Ruanda’ fue uno de los primeros trabajos –si no el primero- donde entiendo que conseguí plasmar un estilo gráfico personal; completo y radical.

Argentina
Un año antes había aterrizado en Argentina para crear el departamento de infografía de diario Clarín, el más vendido del mundo en habla hispana. La ausencia de criterios infográficos en el periodismo argentino era absoluta y esto -en principio un serio hándicap- supuso un espacio de libertad que me permitió repensar las bases sobre las que habíamos construido la profesión en años recientes.
Como ahora, en aquella época el aspecto formal de las infografías era siempre el mismo, al margen del tema tratado. Un estilo frío, aséptico, creado con ordenador y software de vectores. Yo estaba convencido de que estábamos desperdiciando el primer nivel de lectura –la estética- de uno de los primeros niveles de lectura de un diario –la infografía-.  Dispuesto a correr riesgos cree para Clarín un completo manual de estilo que se aplicaba férreamente, mientras, simultáneamente, daba forma a un concepto que defino como ‘la estética como ética’ para las numerosas excepciones en que no se utilizaría el estilo gráfico del manual.  Este concepto –que no un estilo, si no la ausencia de él- pretendía dotar al aspecto formal de contenido, tratando cada infografía de modo específico según el tema a tratar. Bajo este criterio el equipo de Clarín realizó, con mejor o peor fortuna, cada infografía de forma singular, según hablase del chicle, Houdini, o la casa de Anna Frank.

Mirándolo con la perspectiva que nos otorga el tiempo creo que fue una evolución natural de mi modo de entender el uso de los distintos componente de la infografía (ilustración –cuando la hay-, información y diseño). Descubro trabajos anteriores a Clarín donde ya se intuía el camino que tomaría posteriormente. Un claro ejemplo es la doble página sobre los Juegos Olimpicos de Barcelona 1992. Trabajo ganador de mi primer Oro Malofiej realizado para El Periódico de Catalunya, diario en el que trabajaba antes de mudarme a Clarín.  En esta doble página la figura central y las ilustraciones que explican las practicas deportivas de los antiguos juegos olímpicos, están realizados manualmente mediante la técnica del scratchboard en un trazo y color inspirado en las imágenes de las cerámicas de la antigua Grecia. Aunque Peter Sullivan ya destacó este aspecto en su libro ‘Information Graphics in Colour’ (IFRA, 1993), no creo que fuera consciente del camino que estaba tomando.

Mientras estaba aplicando el manual de estilo y sus excepciones, ya tenía otra pregunta que me llevaría más allá: ¿podía aplicar a mis infografías un estilo propio, distintivo, radical; el mismo que utilizaba en mis  trabajos más personales, sin traicionar –incluso potenciando- el contenido informativo?  

Con un estilo gráfico influenciado por ilustradores como Henrik Drescher, el diseño que David Carson estaba aplicando a la revista Ray Gun y maravillado por la morfología recién descubierta de Anselm Kiefer, un artista que a día de hoy me sigue fascinando, el dramatismo del reportaje que debía acompañar el mapa de Ruanda me hizo pensar que era el tema idóneo para investigar en busca de respuestas.

New York
Cuenta John la vez que nos conocimos en su oficina de Nueva York. Aproveché un viaje de placer a la ciudad para descubrir la reacción que los trabajos hechos en mi primer año de Clarín producía en las principales redacciones de la gran ciudad. Fue así como conocí, entre otros, a Charles Blow, por entonces director del departamento del New York Times; a Joe Zeff, jefe de diseño en Time Magazine y a John, que entonces trabajaba en la revista Conde Nast Traveller.
Sinceramente, nunca había oído hablar de Blow ni de Zeff, era los medios para los que trabajaban lo que me interesaba. Pero conocía perfectamente el trabajo de John Grimwade y, sinceramente, tampoco conocida demasiado Conde Nast Traveller más allá de sus infografías.
Si Carson, Dresher y Kiefer eran mis referentes plásticos del momento, Grimwade, en las antípodas graficas de estos, era mi principal referente en lo que a infografía se refiere. Mi finalidad era aplicar los criterios comunicativos que, en gran medida había aprendido de observar su trabajo, a mi estética personal.

Una infografía todavía hoy relevante
Al pie del mapa de Ruanda se puede observar trazado a mano el año en que lo realicé: 1996. Veinte años después me pregunto -y le pregunto a John- a quien puede interesar. Dice que a mucha gente, para mi es más que suficiente que a el le siga pareciendo relevante.
(Nota del editor: he llamado a mi blog ‘Infografia para la gente’ con el fin de llamar la atención sobre la necesidad de agregar calidez a las infografías y, generalmente, involucrar al público)


Boceto para el estilo a emplear en el mapa de Ruanda

Además de realizar los necesarios bocetos arquitectónicos de distribución de la información, que cubren la función de planta y alzado sobre los que construir la infografía, en aquella época también realizaba bocetos para encontrar el tono gráfico apropiado. En mi cuaderno de bocetos realicé este montaje con fotocopias de dos mujeres de raza negra muy parecidas -no existía diferencia racial entre ‘tutsis’ y ‘hutus’, se trataban de dos estamentos, dentro de la etnia banyaruanda, que tras el genocidio fueron eliminados del documento nacional de identidad- cortadas y vueltas a unir con grapas -la mayoría de los innumerables asesinatos se realizaron a machetazos-. La escala geográfica –en francés: Ruanda había sido colonia belga-, en este caso, parece sugerir la dimensión del corte humano y social.

Más sobre este trabajo
'Pasado y futuro'
Malofiej 20
Infografías sobre Bob Dylan publicadas en La Vanguardia
'Palabra de Zimmerman'
Las palabras más utilizadas por Bob Dylan en sus canciones



'La gira perpetua de Bob Dylan'
Publicada con motivo de su 70 cumpleaños
Doble página, apertura de Cultura

Infografía sin maquetación del diario en pdf


Toda la discografía de Dylan hasta la publicación de 'Tempest' (2012), posteriormente ha publicado 'Shadows in the night' (2015) y 'Fallen angels' (2016)
Seminario Internacional Periodismo, Vida Urbana y Resiliencia en América Latina
Secretaría de Cultura Quito y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano Gabriel García Márquez
Quito, Ecuador
Junio, 2016
FLUZ fotografía y luz

'Un proyecto de la cabeza a los pies'
Desplegable de cuatro páginas sobre la metodología de trabajo del estudio Cases i Associats. 
Anuario del Estudio, 2001